[Historia] Cómodo, descenso a la locura

Artículo de Historia universal para no dormir
Traducción de Alice Croce Ortega


Hace 22 años Hollywood llevo a la pantalla grande a este personaje y sus maquinaciones en la multi premiada cinta “Gladiador”. Ahí, Cómodo es retratado como un psicópata políticamente ambicioso que asesina a su propio padre en un ataque de ira. Y, se lo representa continuamente como un gobernante sádico e inestable, ordenando muertes brutales, amenazando la vida de su joven sobrino e incluso fomentando sentimientos incestuosos hacia su hermana. Pero, ¿fue el personaje histórico realmente tan malo como el villano inmortalizado para siempre en la película? En realidad, es posible que fuera aún peor.

Es el siglo II d. C., y el Imperio Romano ha prosperado bajo una sucesión de excelentes líderes (y algunos dementes) durante más de 150 años. Pero cuando el emperador Marco Aurelio muere, su hijo, Cómodo, asume el poder. En el transcurso de su reinado, éste sucumbirá a una locura que lo convertirá en un gobernante terrible. En agosto de 161, Faustina, hija del exemperador Antonino Pío y esposa del emperador Marco Aurelio, dio a luz a los gemelos Lucio Aurelio Cómodo y Tito Aurelio Fulvo Antonino. Solo unos meses antes, el padre de la emperatriz había muerto. Después de su muerte, el control del Imperio recayó en su yerno en ausencia de un heredero biológico.

Cortesia di Historia universal para no dormir

Tristemente, Tito falleció en 165, dejando a Cómodo y su hermano menor, Marco Annio Vero, como los hijos restantes del emperador. Y cuando Marco murió solo cuatro años después, Cómodo se convirtió en el único heredero de su padre. Sin embargo, hay evidencia que sugiere que el niño estaba lejos de ser un candidato ideal para asumir el trono…

Según los historiadores, Cómodo recibió una excelente educación a manos de eruditos famosos. Aunque, para disgusto de su padre, no mostraba gusto por la política, prefiriendo seguir una vida de placer. Sin embargo, Marco Aurelio parecía decidido a que su hijo algún día heredara su poder. Como el último en una sucesión de líderes conocidos como los Cinco Buenos Emperadores, Marco Aurelio presidió los últimos días del período de prosperidad romana. Pero a diferencia de sus predecesores, que sin hijos naturales habían adoptado a sus herederos, él tenía un hijo legítimo para tomar su lugar.

En 177, Marco Aurelio nombró a Cómodo de 15 años como gobernante conjunto, designado para gobernar el Imperio a su lado. Pero según Herodiano, un historiador, el emperador pronto se preocupó de que las formas salvajes de su hijo pudieran hacer que descuidara las responsabilidades del liderazgo. Y resultó que sus temores eran acertados. Las principales fuentes historiográficas de este periodo que han sobrevivido son Dión Casio, contemporáneo y en ocasiones observador de primera mano de los hechos, Herodiano y la Historia Augusta, poco fiables ambos debido a su naturaleza de obra literaria en vez de obra histórica, con elementos de ficción presentes dentro de ellos.

En 180, Marco Aurelio murió, dejando a Cómodo como heredero único del imperio. Y al principio, parecía como si el nuevo y joven emperador pudiera lograr un mayor nivel de prosperidad. Incluso declaró el final de las guerras con las tribus en el norte, eligiendo a cambio retirarse a Roma y vivir una vida cosmopolita. Con el tiempo, la falta de interés de Cómodo en los asuntos políticos se hizo evidente. Y con el emperador distraído por los placeres terrenales, surgió una sucesión de asesores de confianza para ejercer influencia en su lugar. Aparentemente, el primero fue Saotero, un antiguo esclavo que había ascendido al puesto de chambelán.

Pero mientras Saotero estaba ocupado haciendo el trabajo del emperador, se estaba gestando una conspiración. Aparentemente, la hermana mayor de Cómodo, Lucila, se había frustrado con el gobierno de su hermano. Su primer esposo, Lucio Vero, había sido co-emperador de Marco Aurelio y ella al parecer creía que habían sido ignorados injustamente en la sucesión. Quizás Lucila fue estimulada aún más por sus celos de la esposa de Cómodo, Crispina, ya que se afirma que se convirtió en la fuerza impulsora detrás de un complot en la vida de su hermano. Y en 182, un aspirante a asesino intentó apuñalar al emperador dentro del Coliseo de Roma. Sin embargo, fracasó y el malogrado plan salió a la luz.

Mientras que dos de los conspiradores de Lucila fueron ejecutados rápidamente, algunos permanecieron libres el tiempo suficiente para matar a Saotero. Sin embargo, el emperador tomó muy mal la pérdida de su chambelán y pronto ordenó la muerte de todas las personas presuntamente involucradas en la conspiración. Y aunque la hermana del emperador fue inicialmente exiliada, ella también fue ejecutada más tarde ese año. Una vez que Saotero se fue, otro consejero pronto alcanzó una posición de influencia dentro del círculo del emperador. Tigidio Perenio, comandante de los guardaespaldas imperiales, rápidamente se aseguró la confianza de Cómodo y asumió la mayor parte de sus responsabilidades gubernamentales. Mientras tanto, el emperador volvió a una vida de ocio.

A medida que pasaron los años, Perenio se hizo cada vez más poderoso, mientras que Cómodo se retiró cada vez más de su papel como gobernante. Y finalmente, el comandante comenzó a verse a sí mismo como el verdadero emperador de Roma. Supuestamente, incluso trató de expulsar a su empleador del poder, reclamando el trono para sus hijos. Sin embargo, Perenio tenía un enemigo en la forma del nuevo chambelán del emperador, Cleandro, un antiguo esclavo y otro favorito de la corte imperial. Y en 185, la rivalidad entre la pareja llegó a un punto crítico. Aparentemente, Cleandro pudo comunicarle a Cómodo que el comandante estaba conspirando para usurparlo.

Poco después de enterarse de la traición de Perenio, Cómodo ordenó su ejecución. Pero cuando un asesor hambriento de poder se fue, otro simplemente entró en su lugar. Esta vez fue el propio Cleandro. De hecho, el chambelán pronto tomó las riendas del gobierno mientras el emperador seguía descuidando sus responsabilidades. Bajo la influencia de Cleandro, el reinado del emperador se hizo aún más corrupto. Aparentemente, el chambelán comenzó a vender honores, regalando gobernaciones y puestos senatoriales a aquellos que ofrecían la mayor cantidad de dinero. Mientras tanto, los disturbios comenzaron a crecer en todo el imperio, y en 190 una escasez de granos generó disturbios en Roma.

Poco después de enterarse de la traición de Perenio, Cómodo ordenó su ejecución. Pero cuando un asesor hambriento de poder se fue, otro simplemente entró en su lugar. Esta vez fue el propio Cleandro. De hecho, el chambelán pronto tomó las riendas del gobierno mientras el emperador seguía descuidando sus responsabilidades. Bajo la influencia de Cleandro, el reinado del emperador se hizo aún más corrupto. Aparentemente, el chambelán comenzó a vender honores, regalando gobernaciones y puestos senatoriales a aquellos que ofrecían la mayor cantidad de dinero. Mientras tanto, los disturbios comenzaron a crecer en todo el imperio, y en 190 una escasez de granos generó disturbios en Roma.

La caída de Cleandro marcó un punto de inflexión en la vida del emperador. Aparentemente terminado con consejeros problemáticos, Cómodo finalmente, a sus 29 años, decidió jugar un papel más activo en la política. Sin embargo, su naturaleza egoísta pronto se convirtió en una megalomanía en toda regla, lo que resultó en un reinado supuestamente extraño y aterrador. Uno de los mayores ejemplos de la demencia del emperador puede observarse cuando ordenó el exterminio de la «gens Quintilii». Sus miembros fueron ejecutados bajo el pretexto de que, aunque no se había demostrado su implicación en las conspiraciones en contra del emperador, la riqueza y el talento de éstos suscitaban su envidia haciéndolos muy peligrosos.

Comódo como Hércules

Cómodo aparentemente asumió el papel de un dios viviente, al estilo de la deidad romana Hércules. Incluso se puso a usar una piel de león en referencia al animal que fue asesinado por el legendario héroe. Y finalmente, el emperador decidió dejar a un lado el mismo nombre que lo había llevado al poder.

“Primero [el emperador] dio órdenes de que no lo llamaran Cómodo, hijo de Marco, sino Hércules, hijo de Zeus”, escribió Herodiano en su Historia del Imperio Romano. “Abandonando el modo de vestir romano e imperial, se puso la piel de león y llevó el garrote de Hércules”. Cómodo, sorprendentemente, no se detuvo allí. Al parecer, también construyó una serie de estatuas que se representan a sí mismo como Hércules en todo el Imperio, pintando una imagen de sí mismo como un héroe mítico.

Luego, en 191, un terrible incendio arrasó Roma. Después del incendio, muchos de los edificios debieron ser reconstruidos. La reconstrucción le dio al emperador la oportunidad perfecta de dejar su propia marca en la ciudad. El emperador se proclamó el sucesor de Rómulo, el legendario padre fundador de Roma. Cómodo incluso le dio a la ciudad un nuevo nombre: Colonia Lucia Annia Comodiana. Luego se le ocurrió una nueva identidad para los habitantes, bautizándolos como Comodiani. Y si eso no fuera suficiente, el gobernante también cambió el nombre de las legiones, del Senado y de las flotas imperiales.

Bajo Cómodo, los 12 meses del año recibieron nuevos nombres, todos apodos adicionales que el emperador había asumido. Y aparentemente, incluso profanó la estatua del Coloso de Nerón, quitando la cabeza y reemplazándola con su propia imagen. Con la adición de un garrote y un león forjado en bronce, reforzó aún más la idea de que en el emperador había renacido Hércules.

Pero a pesar de toda la megalomanía de Cómodo, algunos de sus contemporáneos creían que el emperador no era un gobernante inherentemente malvado. “Este hombre no era malvado por naturaleza, sino, por el contrario, tan inocente como cualquier hombre que haya vivido”, escribió el cronista Dión Casio en una de sus historias de la antigua Roma. “Su gran simplicidad, unida a su cobardía, le han hecho ser esclavo de sus compañeros. Las malas influencias le han hecho desviarse del camino del buen hacer y, al principio por su ignorancia y al final por la creación de una segunda naturaleza, han hecho que sus actos crueles y lujuriosos se hayan convertido en un hábito”, continuó Dion. Mientras tanto, el Imperio se derrumbó a su alrededor. De hecho, el historiador describió una vez a Roma bajo Cómodo como descendiendo “de un reino de oro a uno de hierro y óxido”…

En otros lugares, la concepción errónea de Cómodo de sí mismo como héroe se había extendido también a las arenas de Roma. El emperador era zurdo y estaba orgulloso de ello. A lo largo de su reinado, de hecho, tuvo la costumbre de entrar en combate bajo la apariencia de un gladiador. Pero estas hazañas no solo escandalizaron a la sociedad romana, sino que también dieron a luz el rumor de que el emperador no era realmente el hijo de Marco Aurelio. En cambio, algunos teorizaron que Cómodo era el resultado de una aventura amorosa entre Faustina, su madre y un gladiador desconocido. Pero a pesar del daño que los rumores le hicieron a su reputación, el emperador continuó luchando en las arenas. Sin embargo, se cree que sus oponentes siempre se rendían en lugar de arriesgarse a las consecuencias de derrotar a su gobernante en público.

Según los historiadores, Cómodo también se enfrentó a personas con discapacidades físicas, como amputados, en una lucha a muerte frente a las multitudes de la arena. Y como si eso no fuera lo suficientemente malo, también le cobró a la ciudad una tarifa astronómica por cada aparición. Todo lo cual dejó las finanzas del Imperio en desorden. Cómodo, aparentemente, causó aún más alboroto con su insistencia en luchar contra animales vivos. El historiador Edward Gibbon afirma que, en una ocasión, el emperador sacrificó hasta 100 leones. En otro, supuestamente decapitó a un avestruz usando un dardo, solo para desfilar la cabeza ensangrentada del pájaro frente a los senadores observadores.

La lista de criaturas muertas continúa, y Cómodo supuestamente sacrificó elefantes y jirafas durante su carrera de gladiador. Luego, en noviembre de 192, el emperador fue anfitrión de los Juegos Plebeyos, una competencia sangrienta que lo vio matar a innumerables animales y luchar contra gladiadores todos los días. Y, por supuesto, el emperador siempre salía victorioso. Al mes siguiente, Cómodo anunció que celebraría el año nuevo entrando una vez más en la arena. En este punto, sin embargo, se había formado otra conspiración contra él. Quinto Emilio Leto, uno de los ayudantes imperiales, aparentemente había unido fuerzas con el chambelán del emperador y estaba conspirando para matarlo.

Según los historiadores, Leto y los demás conspiradores lograron persuadir a la amante de Cómodo, Marcia, para que se uniera a su complot. Aparentemente, había encontrado su nombre en una lista de personas que el emperador pretendía asesinar, lo que la motivó a ayudar en el intento de asesinato. Y pronto, tramaron un plan. El 31 de diciembre de 192, Marcia le trajo a su amante una copa de vino envenenado. Sin embargo, esta táctica no pudo terminar con la vida del emperador. Y en su desesperación, los conspiradores enviaron a Narciso, un luchador profesional, para acabar definitivamente con Cómodo. Curiosamente, el atleta es una de las figuras históricas reales en las que se basa Maximo, el héroe de Gladiador.

Después, solo la intervención de Pertinax, el eventual sucesor de Cómodo, impidió que el cuerpo del emperador fuera profanado y arrastrado por la ciudad. En cambio, fue enterrado en el Mausoleo de Adriano en Roma. Mientras tanto, los nuevos nombres y títulos que había establecido fueron eliminados y la ciudad volvió a la normalidad una vez más. Con el asesinato de Cómodo, los conspiradores pusieron fin a la línea imperial Nerva-Antonina. El emperador fue, de hecho, el último en una sucesión de siete líderes que habían gobernado el Imperio Romano durante casi 100 años. Y cuando el trono pasó a Pertinax, fue el comienzo de un año sangriento que vio a cinco hombres diferentes luchar por el control del imperio.

Hoy, Cómodo es recordado en gran medida como un villano, gracias a su destacado papel en algunas representaciones de la antigua Roma. Además de Gladiador, también ha aparecido en varias películas, libros, programas de televisión y juegos. Pero si bien esto puede ficcionalizar sus acciones en diferentes grados, parece que la verdadera naturaleza de su reinado fue igualmente horrible y tal vez, incluso más demencial.


El autor: Historia Universal para no dormir (link)

Un pensiero su “[Historia] Cómodo, descenso a la locura

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...